«

»

La afición convertida en negocio, ‘Montes de Valveni’

AFIECYL

DSC_6117

En el término municipal de Valoria la Buena (en Valladolid) se encuentra la granja de abejas ‘Montes de Valveni‘. Una apuesta por parte de Miguel y Gonzalo, dos emprendedores que han convertidio su afición por la apicultura en un negocio sostenible y con muchas posiblidades. En esta entrevista conocemos sus inicios, sus objetivos, lo que ofrecen y las recomendaciones que desde su experiencia pueden ser de utilidad a otros emprendedores.

De dónde surgió la idea. Qué os animo a convertir una afición en negocio.

Nos conocimos en la Universidad,  tanto Miguel como yo estudiamos Ingeniería de Montes.  Tras acabar la carrera cada uno teníamos nuestra ocupación (Miguel como Ingeniero de la Asociación Forestal de Valladolid) y yo en la Universidad en mis estudios de doctorado. Fue durante esta etapa cuando comenzamos con nuestras primeras colmenas, como una afición.

La apicultura es una afición que engancha muchísimo, más todavía si te gusta el monte y la naturaleza. Observas la evolución del campo a lo largo de las estaciones en tus propias colmenas y su manejo resulta apasionante. Fue entonces cuando también empezamos a descubrir que contar esto a la genta nos gustaba y despertaba fácilmente el interés en los demás. Con el tiempo nuestros trabajos terminaron y cada vez se perfilaba más la apicultura como algo que podía ser más que una afición.  Tras realizar un curso de apicultura que imparte la escuela de formación agraria de Viñalta, en Palencia, para completar mejor nuestra formación, decidimos dar el salto. Pasamos de nuestras 8 colmenas iniciales a 60 en 2012, el doble al año siguiente y así sucesivamente hasta las 600 aproximadamente que tenemos en la actualidad. 

Qué nos podemos encontrar si visitamos vuestras instalaciones.

Estamos ubicados en Valoria la Buena (VA). En términos generales nos dedicamos a la producción de miel y divulgación de la apicultura. Producimos tres tipos de miel: Lavanda, Milflores y Bosque, en función de la ubicación de los colmenares y la floración que aprovechamos con su manejo.

La producción ronda los 7.000kg de miel al año en total, que extraemos, envasamos y distribuimos nosotros mismos. El otro pilar fundamental de nuestra empresa es la divulgación de la apicultura. Organizamos visitas guiadas a los colmenares con catas de miel. Son actividades que están teniendo muy buena aceptación.

La visita consiste en un paseo cerca de uno de nuestros colmenares donde ayudamos a interpretar el origen geográfico de nuestra miel (en el Cerrato Vallisoletano y Palentino) y la flora de la que procede. Posteriormente, y ataviados con los trajes de apicultor, abrimos alguna de las colmenas para explicar aspectos interesantes de su vida interior. Esta es la actividad estrella, la gente se queda sorprendida de todo lo que sucede dentro de una colmena y no deja indiferente a nadie. Esta actividad viene seguida de la cata de mieles (aunque también se puede optar por la cata sin hacer la visita al colmenar). En la cata enseñamos a la gente a distinguir la calidad de las mieles (algo que depende fundamentalmente del tratamiento que han recibido después de ser extraídas de las colmenas), y a distinguir las procedentes de distintas floraciones y sus cualidades organolépticas fundamentales.

Dónde queréis llegar en los próximos años.

El objetivo es consolidar el proyecto. Estamos estabilizándonos en nuestra capacidad de producción y probablemente no la aumentemos, ya que esto iría en detrimento del manejo minucioso y personalizado que hacemos de cada colmena. En este sentido apostaremos por la calidad de una producción modesta, aunque trataremos de sacarle el mayor partido posible. Estamos empezando a abrir las primeras vías para su exportación al extranjero. Las mieles españolas son muy apreciadas fuera de nuestras fronteras. El aspecto divulgativo, con las catas y visitas guiadas es la vía que más potenciaremos en un futuro próximo, adaptando nuestras instalaciones a esta demanda.

Por vuestra experiencia, qué recomendaciones podéis hacer a los futuros emprendedores.

Las principales dificultades que nos encontramos estuvieron ligadas a la instalación de los colmenares, debido por un lado, a la falta de coordinación entre administraciones y por otro al temor generalizado e injustificado que existe respecto a la proximidad de las colmenas.

En su día solicitamos la ayuda para la instalación de jóvenes agricultores convocada por la Junta de Castilla y León y cofinanciada con fondos FEADER (Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural), sin la cual habría sido mucho más difícil sacar adelante nuestro proyecto. Aunque también hay que decir que dicha ayuda tiene un trámite complejo y se recibe varios años después de haber realizado toda la inversión, lo que implica que tuvimos que buscar otras fuentes de financiación.

Las dificultades relacionadas con la burocracia y legislación, que en ocasiones han resultado evidentes, han sido más manejables gracias a nuestra formación académica. A futuros emprendedores les aconsejaría tener muy claro el proyecto que quieren llevar a cabo. Es cierto que después se van presentando opciones y hay que tomar decisiones pero la filosofía de base debe permanecer invariable. Independientemente del producto que acabes ofreciendo, es tu modo de trabajo lo que acaba siendo tu tarjeta de presentación. También es importante marcarse objetivos a medio plazo, plantearte dónde te quieres ver en 4 o 5 años y en función de eso planificar tus objetivos más inmediatos, factibles. Además, la apuesta por las redes sociales es obligatoria, los resultados de tu proyecto dependen directamente de a cuánta gente llega.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>